Cerca de 500 vecinos de Parque Goya acudieron ayer, un año más, a la cita del Carnaval –es su sexta edición– y al juicio del Pelele que, aunque solo lleva tres años celebrándose, ya se ha convertido en tradición, al igual que en otros puntos de Aragón. Era el momento de emitir el veredicto popular y decidir la absolución del muñeco o condenarlo a arder por las reivindicaciones que siguen sin ser atendidas por el ayuntamiento. Pero al final se salvó.

[…]

Lee la noticia completa.

Fuente: www.elperiodicodearagon.com