El pasado 24 de noviembre los representantes de la Asociación de Vecinos Parque Goya tuvimos una importante reunión con Jerónimo Blasco, consejero municipal de Cultura y Grandes Proyectos, y Pilar Alcober, presidenta del distrito Actur-Rey Fernando. En la reunión el tema a tratar fue la permeabilización de la carretera de Huesca, que divide desde su creación en dos al barrio de Parque Goya. En el proyecto inicial se contemplaba dos zonas comerciales a ambos lados de la carretera, unidas por una pasarela peatonal. Sin embargo esta parte del proyecto no se llegó a ejecutar por diversas circunstancias. El resultado actual, tras nueve años de barrio, es que la única conexión peatonal entre las dos fases el paso subterráneo de la avenida Majas de Goya. Se trata de un paso incómodo, al tener que sortear la carretera por un subterráneo, y debido a su ubicación deja aislada a las zonas más alejadas del barrio. La conexión permitiría la circulación de personas entre la dos partes de manera más rápida y cómoda, y mejoraría la situación de aislamiento. Además hay que tener en cuenta que los servicios con los que cuenta el barrio en la actualidad, centros educativos, ludoteca, instituto de secundaria, farmacia, oficina de correos o el parque de los Tapices se encuentran repartidos entre la dos fases, y es necesario el movimiento de los vecinos de manera diaria, lo que incluso obliga al uso de automóvil en un barrio de reducido tamaño.

La Asociación de Vecinos Parque Goya lleva ya tiempo trabajando a fondo en este tema, vital para la movilidad en el barrio. Hay dos opciones para solucionar el problema, y los representantes municipales van a encargar sendos estudios de viabilidad al servicio de Infraestructuras para valorar la mejor solución. Una de ellas es una pasarela peatonal que conectase el entorno del lago del Parque de los Tapices de  Goya, con la calle El Globo, de una manera lineal, sobre la autovía. Al ser un trazado recto sería una solución cómoda sin rodeos, y que conectaría por la parte central las dos fases. La segunda opción es la conversión en vía urbana del tramo de carretera, con la colocación de pasos semafóricos al mismo nivel, que permitiría la integración de la vía rápida en el barrio, con paso de personas e incluso vehículos. Ambas opciones permitirían además el paso de un carril bici, con lo que solucionaría de manera completa la permeabilidad del barrio, y con ello la calidad de vida de los vecinos de Parque Goya, divididos en dos partes desde la construcción del barrio, ya hace más de nueve años.